DESTAPAN UNA CLOACA DE CORRUPCIÓN, EN LA DELEGACIÓN DE LA CRUZ ROJA MEXICANA, DE SAN LUIS POTOSÍ

NOTICIAS EN LA CABECERA 2608

DESTAPAN UNA CLOACA DE CORRUPCIÓN, EN LA DELEGACIÓN DE LA CRUZ ROJA MEXICANA, DE SAN LUIS POTOSÍ

FUENTE: http://sanluisalinstante.blogspot.mx/

San Luis Potosí, México. 12 │ 05 │ 2017 ● El siguiente es un texto enviado a la redacción de San Luis Al Instante, en donde se denuncian irregularidades y actos de corrupción en la delegación de la Cruz Roja Mexicana de San Luis Potosí, que deberían de ser investigados por las autoridades. No hay que olvidar que esa institución opera con importantes cooperaciones en dinero de miles de niños escolares y recibe donativos del gobierno del Estado y de los municipios.

Es la pregunta que los socorristas en San Luis Potosí nos hacemos todos los días. Nuestro coordinador de socorros, Víctor Morales, nos humilla, nos amenaza, nos grita y ya no sabemos a quién recurrir. Desde hace mucho tiempo el área de ambulancias ya no cuenta con socorristas apoyando a la institución. ¿Por qué? Porque nuestro coordinador Víctor Morales corre a todo el que no está de acuerdo con él o con su jefe y según en base al reglamento que ni él se sabe.

Les pongo el ejemplo con el inicio de la famosa colecta, en donde años atrás, muchos años atrás, los socorristas hacían filas para recoger el cepo y llegar a la famosa meta, porque todos sabíamos que si llegábamos a la meta los recursos se notaban en las ambulancias, en el material y hasta en las instalaciones. Pero ahora ningún socorrista quiere apoyar. ¿Por qué? Porque desde hace mucho no vemos los resultados de la colecta. Todo se va al Centro Universitario, al que ni si quiera nos dejan entrar, porque se les ensucia.

Los socorristas no tenemos material, compramos nuestro propio material, conseguimos soluciones, punzos y hasta gasas en los hospitales. Hasta les damos lástima, porque nunca llevamos a los pacientes como debemos. Las enfermeras nos regalan material, porque muchas de ellas estaban de voluntarias y saben las carencias en que vivimos. Llevamos pacientes al famoso Hospital de la Cruz y no nos lo quieren recibir, porque no tienen con qué pagar o no tienen familiares y que mejor nos los llevemos al Hospital Central. Total para eso está ese, es de gobierno.

Y para acabarla de fregar este año nuestro coordinador nos pide una cuota fija para poder continuar como voluntario. ¿A qué tipo de cuota me refiero? Nos pide que debemos de entregarle mínimo 500 pesos en cada cepo. De lo contrario ya no podemos ser voluntarios y nos amenaza con darnos de baja. Siempre dice mentiras. Y si no me creen pregúntele a mis compañeros. Si nos negamos nos dice: “o cooperan o se van”, y cuando le comentamos que iremos con el delegado, siempre nos dice: “son indicaciones de la delegación”.

Los únicos que lo apoyan son los remunerados. ¿Y por qué lo apoyan? Porque lo único que tienen en común son sus negocios. Les pongo el ejemplo: en el área de socorros es conocido que los “tums remunerados”, al momento de que llegan a un servicio y encuentran un 14, llaman a la funeraria con la que tienen “acuerdo” para que trasladen al difunto. Y claro, la misma funeraria les da su parte a los tums y estos a su coordinador. ¿O no, Víctor?

¿Qué podemos hacer? Nada, porque si denunciamos a la delegación, la respuesta es: “si no tienen fotos, videos, no vengan con chismes”. Otro de sus negocios es la venta de gasolina. ¿O no, Víctor Morales? No miento. Revisen los kilometrajes de cada unidad con los vales de gasolina y van a comprobar que no coincide lo que cargan lo que traen y lo que gastan de gasolina, porque algunos de sus choferes en garrafas vacían parte de la gasolina que cargan y la venden. Y cuando los socorristas los acusan con el coordinador, éste en lugar de solucionar los suspende, inventando sanciones según en base al Reglamento Nacional.

Hace años los socorristas se peleaban por cubrir en las guardias. Recuerdo cuando llegabas en la noche y tenías que llegar temprano, porque si no ya no tenías oportunidad de subirte por tantos socorristas que estaban en el turno. Y ahora las guardias están solas, las cubren con sus remunerados, que en lugar de atender bien, van de mala gana.

¿En dónde quedó el espíritu de servicio? ¿En dónde quedaron aquellas épocas de camaradería entre los socorristas? En donde nuestros coordinadores nos defendían, nos apoyaban, nos querían. En donde lo que pasaba en la guardia, se quedaba en la guardia y se solucionaba. Ahora solo quedan recuerdos.

¿Y por qué digo esto? Porque ya no nos apoyan en nada. Les pongo otro ejemplo: hace unos años anunciaron la existencia de 5 drones en socorros para ayudar en caso de desastres. Hasta en un desfile, desfiló el dron para enseñarlo a la gente. Hace unos meses hasta se dio un curso que por un “experto”. Se dijo que se tendría que realizar prácticas para juntar horas de vuelo con el único dron que se consiguió. ¿Y los otros 4? Sabrá en dónde los tienen. De seguro igual que los DEAS que se perdieron hace una años, ¿verdad, Víctor? O los que vendiste.

En una práctica un compañero tiene un accidente con el dron y por cuestiones técnicas se rompe la cámara. El socorrista se acerca con Víctor, buscando solución, porque fue un accidente. Y el coordinador en lugar de ayudarlo, lo suspende y le dice que si no paga el dron ya no volverá a la Cruz Roja. La pregunta es: ¿no se supone que si el dron es para practicar, existe el riesgo de que se dañe? Pues sí. ¿No se supone que el dron está asegurado? Porque eso puede pasar en un desastre. Pues se supone que sí. ¿No se supone que si eres mi coordinador, me debes de apoyar o buscar opciones? Pues sí, pero esto no lo entiende Víctor Morales.

Él dice que si lo rompes, lo pagas y que lo quiere nuevo o que pagues 19 mil pesos que costó el dron. El socorrista le comenta que lo puede arreglar y el coordinador dice no, porque es importado y, si quieres cubrir en Socorros, o lo pagas o lo pagas. Y cuando le dice que si puede hablar en delegación para llegar a un acuerdo, la respuesta de Víctor es lo de siempre: “son órdenes del delgado y si te gusta, si no vete”. ¿No es ilógico que si el compañero socorrista es voluntario, la propia institución debería de apoyarlo en buscar soluciones para reparar el daño? ¿No creen que si el socorrista es voluntario y la institución se ahorra salarios en ellos, mínimo debería de apoyarlos cuando tienen problemas como éste?

Y esto que les cuento pueden preguntarle a cualquier socorrista y se lo puede confirmar. Esto solo es parte de lo mucho que pasa en mi querida Cruz Roja Mexicana de San Luis Potosí, a la que todavía quiero. Pero se la están acabando este tipo de personas. Por favor, si existe alguien que ayude a cambiar las cosas, ayúdenos. Estamos desesperados, seguimos con la esperanza de que cambien las cosas. Los pocos que quedamos en Socorros de San Luis Potosí.

Firma un socorrista decepcionado y desesperado. Con más de 20 años al servicio de mi amada Cruz Roja Mexicana.

Anuncios

Acerca de revistaelmundodesanluispotosi

Director de la Revista Digital "EL MUNDO DE SAN LUIS POTOSÍ". Escritor. Periodista.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a DESTAPAN UNA CLOACA DE CORRUPCIÓN, EN LA DELEGACIÓN DE LA CRUZ ROJA MEXICANA, DE SAN LUIS POTOSÍ

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s